nutrición

La nutrición es el proceso natural mediante el cual nuestro organismo absorbe los nutrientes de los alimentos. Estos nutrientes son necesarios para que nuestro cuerpo se mantenga en un óptimo funcionamiento, manteniendo procesos como el metabolismo o la digestión en correcto equilibrio.

Además, una buena nutrición permite que los procesos bioquímicos y fisiológicos del cuerpo se realicen de la mejor manera. Es decir, que el consumo y gasto de calorías sea el adecuado. Por eso, la nutrición está ligada a los alimentos que consumimos. Una buena alimentación se traduce en una nutrición adecuada, logrando así prevenir enfermedades.

Los profesionales de la salud recomiendan llevar una dieta balanceada donde podamos darle a nuestro organismo alimentos nutritivos. Estos tienen que contener nutrientes como vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasa y deben ser incluidos en nuestra dieta diaria en las correctas proporciones para llevar un estilo de vida saludable.

Los tipos de nutrición

Hay dos tipos de nutrición y estas están clasificadas en autótrofa y heterótrofa. La clasificación se define según la fuente de donde se extraigan los nutrientes que consumimos.

Autótrofa

Este tipo de nutrición se encuentra en los seres vivos como las plantas o bacterias que son capaces de producir sus propios nutrientes. En este tipo de nutrición no nos encontramos nosotros como seres humanos, ya que nosotros necesitamos de hábitos alimenticios correctos para nutrirnos.

Heterótrofa

En este tipo de nutrición es donde nos podemos ubicar como seres vivos, porque consiste en la necesidad de otros organismos para vivir. Nosotros usamos los nutrientes de otros seres vivos como plantas y animales para mantener una alimentación sana.

En este tipo de nutrición encontramos cuatro clases, la simbiótica y parasitaria, la saprófaga y la hológrafa. Esta última es a donde pertenecemos nosotros y otros animales de la cadena alimenticia.

¿Cómo mantener una nutrición saludable?

Cómo ya lo hemos explicado, para tener una buena nutrición es vital tener hábitos alimenticios adecuados. Además, el ejercicio físico unido al consumo de alimentos nutritivos nos ayuda a mantenernos sanos y en forma.

Hay que recordar que no hay un alimento que nos proporcione todos los nutrientes necesarios. Por eso se recomienda una dieta balanceada y libre de comidas chatarra o en poca proporción si no deseamos eliminarlas. En ese sentido, una alimentación sana debe estar constituida por los siguientes grupos de alimentos:

  • Pan y cereales: son una gran fuente de hidratos de carbono. Además, son los responsables de darnos la energía suficiente para realizar las actividades diarias y mantener la temperatura corporal.
  • Frutas, hortalizas y verduras: poseen la mayor cantidad de vitaminas, fibras y minerales. Con su ingesta regular ayudamos a que los procesos metabólicos se mantengan controlados.
  • Los productos lácteos: son la fuente principal de calcio y también contienen proteína animal. El consumo de lácteos es vital durante el crecimiento, pues ayuda en la formación de tejidos del organismo.
  • Huevos, carnes y pescados: este grupo de alimentos nutritivos son la principal fuente de proteínas de origen animal.
  • Legumbres y frutos secos: para una salud integral estos alimentos no pueden faltar en nuestra dieta. Cumplen tres funciones como son la energética, la plástica y la reguladora.

¿Cómo conseguir una dieta balanceada?

Nutrición - Dieta balanceada

Para tener una dieta que garantice la salud integral, es necesario que se incluyan todos los alimentos que mencionamos arriba. Además, es importante mantener la actividad física para evitar las enfermedades crónicas asociadas a la mala alimentación.

Para tener la dieta balanceada tan buscada, no hay que obsesionarnos con las calorías. Solo hay que seguir los siguientes consejos:

  • Todos los días debemos consumir frutas, cereales, hortalizas y pan.
  • Comer frutas frescas a diario y por lo menos una porción debe ser algún cítrico como naranja o pomelo.
  • Durante la semana es necesario comer pescado.
  • El consumo de grasas debe ser moderado, las carnes magras deben ser consumidas 3 veces por semanas y las carnes grasas una vez al mes.
  • Hay que evitar las comidas chatarra o reducir su ingesta, así como los dulces.
  • Es necesario beber por lo menos unos dos litros de agua al día. Además, hay que evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

Aplicando estos consejos podemos mantener una dieta balanceada y que aporte todos los nutrientes necesarios a nuestro organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.