Vitalia Salud Blog

Embarazo y el riesgo de algunos medicamentos

El embarazo es una etapa bastante delicada en la que todo debe ser tomado con precaución.

En el caso de los medicamentos, la mayoría están contraindicados durante este periodo, mientras que otros solo pueden tomarse en momentos puntuales o cuando peligre la salud de la madre o del bebé.

Las indisposiciones propias del embarazo, como las náuseas, las hemorroides, el estreñimiento, las varices y el dolor de espalda no pueden tratarse con lo que se haría en otras circunstancias. Por ejemplo, la aspirina aumenta el riesgo de hemorragia en la mujer embarazada y el riesgo de malformaciones cardíacas en el feto. Por eso, se recomienda (siempre bajo supervisión médica) sustituir su consumo por el de un analgésico como el paracetamol. De igual manera, la embarazada también debe informar al médico sobre su estado antes de recibir una vacuna o hacerse alguna radiografía.

La prohibición de ciertos medicamentos concierne a todas las presentaciones del fármaco, sea en comprimidos, perlas, jarabes, pomadas, gotas nasales, colirios, geles, supositorios o parches. Es importante señalar que tampoco deben consumirse medicamentos a base de plantas, pues sus efectos secundarios podrían ser perjudiciales.

Los psicofármacos como el litio, las benzodiazepinas, el haloperidol, la olanzapina, la risperidona, el valproato y la carbamazepina están contraindicados durante el embarazo.  

Así sucede con los antibióticos como la claritromicina, la tetraciclina, la doxiciclina, la fluoroquinolona y el trimetroprim.

Por otra parte, los fármacos inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA), los anti inflamatorios no esteroideos (AINES), el metamizol, la Warfarina, el micofenolato de mofetilo, los andrógenos y la talidomida están altamente contraindicados durante la gestación.

Continuando con la lista, tanto la claritromicina y el micofenolato de mofetilo como el diclofenaco, el naproxeno, el celecoxib o el ibuprofeno pueden provocar un aborto.

Considera que hay momentos críticos durante el embarazo en los que la ingesta de medicamentos puede tener un mayor impacto en la salud del bebé:

  • En las 4 primeras semanas de embarazo el riesgo es mínimo.
  • Durante la 4º y 10º semana de embarazo, existe un riesgo elevado de sufrir efectos secundarios por consumo de medicamentos.
  • De la semana 11 a la 26, el riesgo vuelve a ser mínimo.
  • Las 13 últimas semanas de embarazo (de la 27º a la 40º) el riesgo vuelve a ser elevado.

Esto no quiere decir que puedas tomar cualquier medicamento sin supervisión médica. Consulta con tu médico para asegurar que tanto tu salud como la de tu bebé no están en riesgo. Y recuerda: bajo ninguna circunstancia te automediques.

Fuente: Salud, Ciencia Today

Top