Vitalia Salud Blog

Cómo proteger a niños y adultos mayores del frío

El invierno llegó de manera oficial al hemisferio norte, por lo que en países como Bolivia las enfermedades respiratorias estarán presentes donde miremos durante los próximos meses. Por ello, más vale proteger a los más vulnerables a estas enfermedades: los niños y adultos mayores.

Durante el invierno, con lo último que quieres estar lidiando es con un pequeño enfermo de gripe o con un adulto mayor sufriendo de hipotermia, pues estas condiciones podrían complicarse.

Es por lo anterior que en el blog de Vitalia Salud te queremos compartir estos 5 consejos para que aprendas cómo actuar y proteger a los más vulnerables durante estos difíciles meses.

 

Abriga su cabeza

La parte del cuerpo por la que más calor se elimina es la cabeza, especialmente en niños y bebés. Por lo tanto, abrigarse con un gorro para frío o pasamontañas es casi una obligación para conservar el calor corporal.

 

Cuidado con la humedad

Más que tener cuidado con el frío, tu principal enemigo en invierno es la humedad, pues esta hace que el impacto del frío sea mucho más severo. Si su ropa entra en contacto con la nieve o lluvia y se humedece, es de suma importancia cambiarla en cuanto antes para evitar resfriados.

 

Cuida su vestimenta y los cambios de temperatura

Los cambios drásticos de temperatura al momento de entrar y salir tienen un impacto muy negativo en el cuerpo, por lo que más vale proteger a los niños y adultos mayores con una buena bufanda y abrigo. Puede que quitarse y volverse a poner todo tome tiempo, pero más vale ser pacientes que enfermarse.

 

Prepara bebidas calientes

Después de estar un rato expuesto al frío en un paseo o regresando de la escuela, al cuerpo no le puede caer nada mejor que una reconfortante bebida caliente, como un vaso de leche o chocolate caliente. Tanto niños como adultos lo disfrutarán.

 

Que la temperatura en casa no sea mayor a 21 grados

Puede que esta no sea la temperatura más reconfortante, pero en invierno los cambios bruscos de temperatura tienen un impacto muy negativo en la salud. Si acostumbramos al cuerpo a una temperatura muy caliente en casa, el choque de temperatura será mucho mayor al salir a la calle. Es por esta razón que se recomienda acostumbrar al cuerpo a una temperatura más cercana a la real, pero que siga siendo soportable.

 

¿Ya te sientes un poco más preparado para el invierno? ¡No dudes en regalar salud y compartir esta información con alguien que le pueda ser de utilidad!

 

 

Fuente: El País

Top