Vitalia Salud Blog

Trabajo y embarazo: los sí y no

En la mayoría de los casos, trabajar y estar embarazada son situaciones compatibles, pero hay algunas consideraciones a tener en cuenta.

Es importante comunicar a la empresa la nueva situación ya que desde el servicio de riesgos laborales pueden ofrecer asesoramiento. Sin embargo, a continuación especificamos algunas recomendaciones a tener en cuenta.

shutterstock_190732901

Evitar periodos prolongados en la misma postura o de pie ya que pueden favorecer la aparición de problemas musculares (como la lumbalgia) o empeorar complicaciones vasculares (como edemas o varices).

Hacer pausas periódicas para mejorar la circulación venosa y en las que la gestante aprovechará para hidratarse correctamente.

Utilizar medias de compresión si la actividad laborar supone estar en bipedestación o de pie durante periodos prolongados. Las medias compresivas mejorarán el retorno venoso reduciendo el riesgo de edemas, varices o trombosis.

Realizar ejercicios de relajación y estiramientos con el objetivo de evitar problemas musculares como la ciática o lumbalgia.

Utilizar banquillos que permitirán reducir el riesgo de edemas y mejorar la postura corporal.

Corregir lordosis en la silla para corregir el eje desviado de la columna vertebral y así reducir el riesgo de lumbalgia y otros problemas musculares.

Evitar radiaciones ionizantes que pueden tener consecuencias directas sobre el embrión o el feto (riesgo de teratogenia y de aborto espontáneo).

Evitar el frío o calor excesivos.

Evitar el contacto con restos o productos biológicos y con personas infectadas para evitar el riesgo de contagio y el riesgo de transmisión vertical al feto.

Cuando exista manipulación de carga puede existir un riesgo de sobrecarga muscular en la gestante así como de aparición de contracciones uterinas. Se recomienda no levantar más de 5-10 kg de peso continuo. Al realizar una manipulación de carga es recomendable utilizar una buena ergonomía (cerca del cuerpo, piernas separadas y flexionadas, y mantener la espalda recta).

Evitar riesgos químicos.

Evitar irritantes como la lejía.

Evitar el contacto con mercurio, plomo, disolventes volátiles (gasolina, xilol, formol).

Top