Vitalia Salud Blog

Preguntas frecuentes sobre la hipertensión arterial


1. ¿Qué es la hipertensión?
La hipertensión –también conocida como tensión arterial alta o elevada– es un trastorno en el cual los vasos sanguíneos tienen una tensión persistentemente alta. Ahora bien, es importante recordar que cada vez que el corazón late, éste bombea sangre a los vasos. La tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos (arterias) al ser bombeada por el corazón; es decir, entre más alta es la tensión esto implicará más esfuerzo de parte del corazón para bombear.

La tensión arterial normal en adultos es de 120 mm Hg1 cuando el corazón late –es decir, la tensión sistólica– y de 80 mm Hg cuando el corazón se relaja –o sea, la tensión diastólica–. Cuando la tensión sistólica es igual o superior a 140 mm Hg y/o la tensión diastólica es igual o superior a 90 mm Hg, la tensión arterial se considera alta o elevada. Este trastorno es muy mañoso, ya que la gran mayoría de las personas que lo padecen no muestran ningún síntoma. Por ende, se le conoce como el asesino silencioso. Sin embargo, en ciertos casos, la hipertensión refleja los siguientes síntomas: dolor de cabeza, dificultad respiratoria, vértigos, dolor torácico, palpitaciones del corazón y hemorragias nasales.

2. ¿Por qué es peligrosa?

En cuanto más alta esté la tensión arterial,  incrementa el riesgo del daño al corazón y a los vasos sanguíneos de órganos principales –el cerebro y los riñones–. Si no se controla adecuadamente,
la hipertensión puede provocar un infarto de miocardio –es decir, un ensanchamiento del corazón– y, a largo plazo, una insuficiencia cardiaca. De igual manera, los vasos sanguíneos pueden llegar a desarrollar protuberancias (aneurismas) y zonas débiles –que los hacen más susceptibles de obstruirse y romperse–. La tensión arterial puede ocasionar que la sangre se filtre en el cerebro y, se provoque así, un accidente cerebrovascular. Además, la hipertensión también puede provocar: deficiencia renal, ceguera y deterioro cognitivo.


3. ¿Cómo puede prevenirse la hipertensión arterial?
Para disminuir el riesgo de la hipertensión arterial es fundamental tener en cuenta lo siguiente:

  • Dieta saludable:
    • reducción de la ingesta de sal a menos de 5 g al día (algo menos de una cucharilla de café al día);
    • consumo de cinco porciones de fruta y verdura al día;
    • reducción de la ingesta total de grasas, en especial las saturadas.
  • Evitar el uso nocivo del alcohol
    • limitación de no más de una bebida estándar al día.
  • Actividad física:
    • realización de una actividad física
    • promoción de la actividad física entre los niños y los jóvenes (al menos 30 minutos al día).
    • mantenimiento de un peso normal: cada pérdida de 5 kg de exceso de peso puede reducir la tensión arterial sistólica entre 2 y 10 puntos.
  • Abandonamiento del consumo de tabaco y la exposición a los productos de tabaco.
  • Administración del estrés
    • meditación
    • ejercicio físico adecuado
    • relaciones sociales positivas
Top