Vitalia Salud Blog

¿Para qué sirven las ecografías durante el embarazo?

Además de ser la primera imagen que tendrás de tu bebé, las ecografías permitirán vigilar su desarrollo para alertar sobre posibles anomalías fetales.

La ecografía es un procedimiento de diagnóstico por imagen. Las ondas sonoras que emite el ecógrafo chocan con diversas estructuras, desde piel y grasa, hasta músculo,

y piel. De acuerdo al el Dr. Roberto Rodríguez, ecografista experto, una ecografía proporciona información sobre el curso del embarazo, la localización de la placenta, la cantidad de líquido amniótico, el número de fetos, el crecimiento fetal y la posición del feto dentro del útero, además de jugar un papel fundamental en el diagnóstico de anomalías fetales.

Existen diferentes tipos de ecografía:

Ecografía 2D: es la que se usa con mayor frecuencia. Los ecos rebotados por las estructuras que atraviesa el haz de ultrasonidos son visualizados como múltiples imágenes secuenciales en escala de grises.

Ecografía Doppler color: esta modalidad se utiliza para visualizar fluidos en movimiento, siendo su principal uso el estudio de la circulación sanguínea.

Ecografía Doppler en modo pulsado: también sirve para estudiar vasos sanguíneos y el corazón. Imagina que es similar a un fonendoscopio (instrumento usado para detectar soplos cardíacos) de gran precisión.

Ecografía tridimensional o 3D: se basa en la adquisición rápida y secuencial de múltiples planos de ecografía 2D. Con todos estos planos se forma un bloque que se almacena, de modo que el especialista puede trabajar posteriormente con el material, ya sin la paciente presente.

Ecografía 4D o 3D en tiempo real: con la modernización de la tecnología se puede conseguir del orden de 24 volúmenes por segundo, si se “proyectan” de manera continua y secuencial los volúmenes adquiridos, el resultado será una sensación de movimiento de estos volúmenes; a esto se le conoce como ecografía 4D.

Tu médico te indicará cuál es la más recomendable de acuerdo a tus necesidades.

La ecografía no usa  radiaciones ionizantes del tipo de los rayos X, sino ultrasonidos, por lo que no invasiva ni perjudicial para tu salud a la de tu bebé. Solo una modalidad, la ecografía en modo Doppler pulsado, puede tener un efecto térmico más alto. No obstante, no se ha encontrado que cause ninguna alteración fetal adjudicable a esto.

No olvides que las ecografías son necesarias para llevar un mejor control de tu embarazo.

Fuente: Nataleben, Web Consultas

Top