Vitalia Salud Blog

Lo que no debes hacer durante el embarazo

Cuando estás embarazada, hay ciertos factores a los que se debe prestar atención porque pueden resultar muy dañinos para la salud de la madre y del feto. Aquí les brindamos lo que no deben hacer durante el embarazo:

1. Fumar
El cigarro puede acarrear complicaciones durante el parto (parto prematuro) y problemas de salud para el bebé. Se considera beneficioso abandonar el tabaco de forma radical durante este periodo. Igualmente, consumir otro tipo de drogas recreativas es perjudicial para la madre pero también perjudican al bebé porque sus componentes nocivos pueden llegar al feto a través de la placenta.

2. Beber alcohol  
El consumo de bebidas alcohólicas durante el embarazo puede provocar daños en el desarrollo físico y mental del bebé, ya que esta sustancia llega al feto a través de la placenta. A raíz de esto: el niño puede pesar menos al nacer, crecer más despacio o presentar problemas congénitos. Lo ideal es evitar el alcohol antes, durante y después del embarazo (en la lactancia).

3. Viajar sin consentimiento médico
Antes de viajar, es recomendable que la embarazada pida consejo a su ginecólogo –sobre todo si se trata de trayectos largos y a países que requieran de vacunación–. El segundo trimestre es el más seguro para viajar, pero si la mujer se encuentra en buen estado podrá hacerlo hasta incluso un mes antes del parto.

4. Practicar ejercicio físico extenuante
Realizar alguna actividad física ayuda a estar en forma, evita algunas molestias, como la lumbalgia, y facilita el parto. Sin embargo, no todos los ejercicios físicos durante el embarazo son aptos. Se desaconsejan aquellos que requieran mayor esfuerzo físico como el footing, montar en bici o cualquier otro tipo de deporte que provoque a la mujer exceso de contracciones o un cansancio excesivo. Se debe comenzar y acabar siempre con ejercicios de calentamiento para preparar los músculos y articulaciones, evitar lesiones y recuperarse mejor.

5. Exponerse a altas temperaturas
No es conveniente que la mujer embarazada se bañe con agua muy caliente porque las altas temperaturas producen excesiva vasodilatación y aquello resulta en mareos y desmayos; es contraproducente para el bebé.


6. Bañarse 15 días antes de la probable fecha del parto
En esta etapa es mejor ducharse, ya que el tapón mucoso puede ablandarse y provocar que se rompan aguas. Tampoco está recomendado si se comienza con las contracciones del parto o una vez se haya roto aguas.

7. Comer carne poco cocinada o embutidos
La toxoplasmosis es producida por un parásito que suele estar presente en algunas aves y mamíferos, no tiene mayor importancia fuera del embarazo (los síntomas son parecidos a un resfriado leve) pero durante la gestación puede provocar malformaciones e incluso el aborto en los primeros meses.

8. Tomar ciertos medicamentos
Los medicamentos durante el embarazo puede conllevar riesgos para el feto. Sin embargo, hay fármacos que son seguros como el paracetamol. También los antiinflamatorios comunes (ibuprofeno o naproxeno) pueden consumirse durante los dos primeros trimestres, pero durante el último. En caso de que la mujer siga algún tratamiento, debería consultar a su médico cuanto antes para asegurarse de que no interfiera en el buen desarrollo de la gestación.

9. Someterse a Rayos X
De hecho, una embarazada ni si quiera debería acompañar a alguien que vaya a hacerse una radiografía. Las dosis que se emplean en las radiografías más habituales no son tan elevadas como para afectar al bebé pero lo adecuado es que la embarazada informe al profesional sanitario de su estado para que, en caso de que la prueba sea ineludible, aplique la menor dosis, en el menor tiempo posible y proteja las zonas más sensibles, como el abdomen o la pelvis.

10. Exponerse a distintos tóxicos
Muchos ginecólogos aconsejan a las gestantes a evitar el contacto con sustancias como: los plaguicidas, insecticidas, el amoniaco mezclado con detergente (juntos despiden gases perjudiciales), limpiadores de horno, triclosán. Se debe optar por detergentes naturales; además se tienen que emplear mascarillas y guantes de goma con el fin de protegerse. Hay que procurar que haya buena ventilación. En el caso de tener que utilizar repelentes, es conveniente elegir aquellos que están dirigidos a niños, ya que son menos dañinos.

Top