Vitalia Salud Blog

Lo que debes saber acerca del síndrome de ovario poliquístico

El síndrome de ovario poliquístico (también llamado síndrome de Stein-Leventhal) es una enfermedad caracterizada por la presencia de múltiples quistes en los ovarios; se asocian a una desregulación del ciclo ovárico y de las hormonas femeninas. El ovario poliquístico es llamado síndrome porque posee un conjunto de señales y síntomas que pueden o no estar presentes. Existe una gran variabilidad de los síntomas del síndrome de ovario poliquístico.


Las principales características del SOP son la menstruación irregular, lo que indica la presencia de ciclos anovulatorios (ausencia de ovulación), así como la infertilidad, la obesidad, el aumento de pelos y el acné. Es importante notar que es común encontrar niveles elevados de glucosa en la sangre; en algunos casos (cerca del 10%) lo suficientemente altos como para causar diabetes.

El exceso de testosterona (llamado de hiperandrogenismo) es responsable por algunas de las señales y síntomas típicos del síndrome de ovario poliquístico. Hirsutismo es el nombre dado a la presencia de pelos en las mujeres en zonas con características masculinas. Los pelos suelen surgir arriba del labio superior, en la quijada, alrededor de los pezones y abajo del ombligo. Las mujeres también pueden presentar una calvicie con patrones masculinos. El exceso de hormonas masculinas también es el responsable por el aumento de la oleosidad de la piel y el surgimiento de acné (clavos y espinillas).

La dificultad para quedar embarazada es muy común en las mujeres con ovario poliquístico. La frecuente ausencia de ovulación es la responsable por la infertilidad. Muchas de las pacientes con SOP acaban necesitando de tratamiento contra la infertilidad para conseguir un embarazo. La ausencia de ovulación y las alteraciones hormonales del SOP aumentan el riesgo de desarrollar cáncer del endometrio (pared que reviste el útero). Otro hallazgo común en el síndrome de ovario poliquístico es el síndrome metabólico; se caracteriza por: exceso de peso, resistencia a la insulina, niveles elevados de colesterol e hipertensión.

Top