Vitalia Salud Blog

Legumbres, aliadas contra la diabetes

Según estimaciones de la OMS, alrededor de 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014. Después de tres años, las cifras siguen en aumento, por eso es sumamente importante hablar de prevención. Una de las mejores formas de cuidar tu salud, es llevando una alimentación balanceada.
Por eso, el día de hoy en Vitalia te compartimos las bondades de las legumbres en materia de prevención de diabetes.

Las legumbres son un tipo de leguminosa que se cosecha para obtener la semilla seca. Es decir, los frijoles secos, lentejas, garbanzos, alubias y guisantes entran en esta categoría. Las legumbres son una fuente de proteína vegetal de calidad, además de aportar vitaminas del grupo B, fibra, hierro y magnesio a tu dieta.

Por otro lado, las legumbres son bajas en grasa y ricas en fibra soluble, que puede reducir el colesterol y ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. De acuerdo a una reciente publicación sobre la dieta Mediterránea, el consumo habitual de legumbres es un factor protector para el desarrollo de diabetes.

 

 

Esto se explica porque las elevaciones rápidas de glucosa en sangre tras las comidas predisponen a las personas a padecer Diabetes Mellitus tipo 2. Ya que las legumbres tienen un índice glucémico bajo,  poseen un cierto efecto protector al mantener los niveles de glucosa estables tras su ingesta.

Cada leguminosa tiene diferentes cualidades, por ejemplo:

  • Las lentejas son ricas en vitamina B1, B3, B6 y ácido fólico, además contienen hierro y selenio.
  • Los garbanzos aportan vitamina B2, B3, B6, manganeso, cobre, hierro y ácidos grasos poliinsaturados (oleico y linoleico).
  • Las habas aportan vitamina C, A, B1, B2, B3, B6 y ácido fólico además de hierro, calcio, fósforo y potasio.
  • Las judías, si se consumen con su vaina verde, poseen además propiedades diuréticas.

Otro beneficio de las leguminosas es que la fibra que aportan estimula el crecimiento equilibrado de la microbiota (conocida como flora intestinal). La cantidad de legumbres recomendada dependerá de tu estilo de vida y de salud, así como de la tolerancia que tenga tu estómago, pues suelen causar inflamación. Consulta con un nutricionista para que te aconseje lo más adecuado según tus necesidades.

 

Fuente: EFE, FAO

Top