Vitalia Salud Blog

¿Estás embarazada? ¡No consumas estos alimentos!

La maternidad y el embarazo puede llegar a ser una etapa tan hermosa como preocupante. Aunque muchas mujeres tengan el deseo de convertirse en madres, nadie posee una guía sobre cómo llevar el embarazo perfecto, pues cada caso es diferente. No obstante, si existe algo que puedes hacer para llevar un embarazo saludable: cuidar lo que comes.

 

Es por lo anterior que en el blog de Vitalia Salud te queremos compartir esta lista con 7 de los alimentos que no se recomienda comer durante el embarazo. Conócelos a continuación.

 

7 alimentos que evitar durante el embarazo:

 

Tabaco y alcohol

 

 

 

Aunque estos dos productos sean una respuesta obvia y común, es por una razón. Nunca está de más recalcar que el consumo de tabaco y alcohol durante el embarazo puede llegar a provocar efectos adversos durante el embarazo, como daños psicológicos y neurológicos en el sistema nervioso del bebé. Por lo tanto: ni una gota de alcohol, ni un cigarro al 

 

 

Embutidos

 

 

 

La razón por la que no se recomienda consumir embutidos durante el embarazo no se debe solamente a su alta saturación de grasas. La razón principal es que los embutidos pueden llegar a contener toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que puede provocar desde infecciones leves, hasta infecciones mortales que pueden afectar mayormente al feto.

 

 

 

Carne y pescados crudos o semicocidos

 

 

 

¿Te gusta el sushi? Si la respuesta es sí, mejor tómate un pequeño descanso de él, pues los pescados crudos o semicocidos, al igual que la carne, no se recomiendan durante el embarazo debido a que pueden contener toxoplasmosis. Por otra parte, el pescado contiene grandes cantidades de mercurio, por lo que es mejor reducir su consumo.

 

 

 

Quesos sin pasteurizar

 

 

 

Los quesos sin pasteurizar también pueden contener toxoplasmosis y listeriosis, una bacteria que puede provocar infecciones sanguíneas o partos prematuros. Es por esta razón que mujeres embarazadas deben evitar queso feta, blue cheese, blanco, entre otros. Cuando vayas al supermercado asegúrate que el producto esté pasteurizado.

 

 

 

Huevos crudos

 

 

 

Aunque los huevos sean una excelente fuente de proteínas, debes asegurarte de que siempre estén muy bien cocinados. Un huevo que no está bien cocido puede provocar Salmonella, una infección gastrointestinal que te hará perder líquidos y nutrientes.

 

 

 

Sal en exceso

 

 

 

Si tienes el mal hábito de sentarte a comer e inmediatamente poner sal a tu comida, incluso antes de haberla probado, entonces el embarazo es tu oportunidad perfecta para solucionarlo. La sal ocasiona que retengas líquidos y aumente la presión arterial. Por lo tanto, deberías consumirla con más moderación y evitar los snacks que contengan exceso de sodio.

 

 

 

Exceso de azúcar

 

 

 

Todos los productos azucarados o “premios” que nos regalamos al terminar una dieta pueden saber muy bien, no obstante, estos sólo aportan calorías vacías o nutrientes de baja o nula calidad. Desafortunadamente, estos antojos son especialmente deseados durante el embarazo, por lo tanto, ten cuidado de no consumirlos en exceso o podrías desarrollar enfermedades como la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se diagnostica durante el embarazo.

 

¡La maternidad puede llegar a ser algo hermoso! Sigue estas indicaciones y las de tu médico para no descuidar tu alimentación y disfruta de una de las mejores etapas de tu vida.

 

No dudes en compartir esta información a quien creas le pueda ser de utilidad.

 

 

Fuente

Ser Padres

Bebés y Más

 

 

Top