Vitalia Salud Blog

Enseña a tus hijos a comer sano

Enseñar a tus hijos buenos hábitos alimenticios desde una temprana edad podría parecer un reto difícil, pero solo necesitas actitud y un poco de paciencia para poder llevarlo a cabo.

¿Quieres enseñar a tus hijos a comer saludable para que crezcan fuertes y sanos? A continuación te diremos cómo lograrlo.

99f0ec0edf4ab2ba90d506c8243e8a43

La mejor forma que un niño aprecie y se sienta cómodo al ingerir alimentos saludables, es enseñarle la importancia de los alimentos desde pequeño.

Los niños tienen una tendencia natural a solo comer la comida que mejor sabor tiene para ellos, por lo que tu tarea será que el resto de los alimentos parezcan más llamativos y apetecibles.

Pero… ¿Es esto posible? Tu primer paso es que te convierta en un patrón o modelo a seguir. Dicho de otra forma: los niños aman imitar a los mayores, así que si te ven comiendo verduras y frutas con frecuencia, seguramente terminarán haciendo lo mismo.

Asimismo, no supongas que tu hijo beberá agua durante las comidas mientras tu tomas un vaso de refresco.

 

Comer reunidos y en familia incentiva al niño a comer mejor

Las comidas en familia podrían ser incentivo para que el niño se sienta cómodo y tenga ganas de comer, incluyendo aquellos platos a los que más se resiste.

comer-en-familia

¿Qué te parece llevar a tus hijos a realizar las compras o a permitirles que te ayuden a preparar la cena?

Esta es una forma espectacular de enseñar a tus hijos cuáles alimentos son saludables y motivarlos a comer comidas nutritivas y ricas.

Permite que tus hijos participen en las tareas relacionadas con las comidas: preparar el almuerzo para el recreo, hacer la lista de compras, etc.

coupon

Sin embargo, enseñar a tus hijos un buen hábito alimentario no necesariamente significa que no se les permita tomar algún aperitivo menos saludable, como una bolsa de chips. Esto tampoco significa que debas tener una despensa llena de comida chatarra.

Podrías intentar comprando tentempiés sanos, como agua, leche, cereales o frutas, y que se encuentren al alcance de la vista para los más pequeños, así puede capturar su atención e incitarles a comer alimentos sanos al tener hambre.

 

No premies o sobornes al niño con comida

¡Por cierto! Una regla imperativa: no debes usar jamás las comidas como soborno o premio, nunca. Y tampoco debes recompensar una buena conducta alimentaria, como el terminar todo lo que hay en el plato o intentar alguna comida nueva.

De igual modo, no debes insistir en que tu hijo se coma toda la ración del alimento servido con frases como: solo un bocado más….

Con ese comportamiento solo conseguirás que no sepa distinguir cuando debes parar de comer porque ya está lleno.

 

Trucos para que coman saludable

1- Invítale a ayudarte a preparar la comida: es más fácil que acepte comer algo hecho por él mismo.

2- Sé creativo y presenta la comida con formas divertidas o llena de colores que llamen su atención.

3- Controla su consumo de agua durante las comidas, ya que recurren a ella para llenar su estómago en lugar de hacerlo con comida.

4- Sírvete la misma comida para que te tome como un modelo a seguir y al cual imitar.

 

Un plato decorado con los propios alimentos facilita las cosas

bef2a35620a4f4130cacb3d421a8d204

Y si tus hijos pertenecen al grupo antiverduras y antifrutas, ¡es más fácil!

Inventar un juego con este grupo de alimentos es sencillo, además que es una divertida y entretenida forma de lograr que tus hijos accedan a consumir estos alimentos.

Usar un collage, una flor o una cara sonriente con trozos de fruta, solo son algunas de las ideas que podrías realizar.

En vez de preparar galletas de mantequilla o un bizcocho de vainilla, añade cachos de verdura o fruta para estimular su apetito.

istock-000023687953-medium_1

Los guisos, purés, sopas y salsas, son un buen escondite para que las verduras pasen desapercibidas.

En último lugar, los smoothies y los helados de fruta fresca son una acertada elección que los niños no podrán resistir.

Así como lo ves, solo se debe tener un poco de fuerza de voluntad y usar la imaginación para lograr que los niños coman bien.

Top