Vitalia Salud Blog

El dolor muscular y el ejercicio

Sabemos que el ejercicio es una parte importante de un estilo de vida saludable y activo. No solo mejora el estado de tu corazón y pulmones, además fortalece los huesos y músculos y te ayuda a estar en forma. Sin embargo, hay algo que sucede después de hacer ejercicio: el temido dolor muscular. Esto es bastante común si realizas un ejercicio nuevo o aumenta la intensidad de tu rutina.

Camino al bienestar

Cuando tus músculos comienzan a doler de inmediato, se habla de dolor agudo. Es posible que sientas dolor o contracciones unas 12 horas después de terminar tu entrenamiento. De acuerdo con Steven Stovitz, profesor asociado en el Departamento de Medicina Familiar y Comunitaria del equipo de la Universidad de Minnesota, este malestar se origina por las contracciones musculares excéntricas. Estas contracciones se producen cuando el músculo se contrae, al mismo tiempo que se alarga. Suelen presentarse en músculos que no tienen un entrenamiento previo y por ello se origina dolor días después de la actividad. En algunos casos, el malestar puede alcanzar su punto máximo entre 48 y 72 horas después, esto se conoce como dolor muscular de aparición tardía. Durante este tiempo, los músculos se reparan y se fortalecen.

Para ayudar a aliviar el dolor muscular, intenta:

  • Una elongación suave.
  • Un masaje muscular.
  • Descansar.
  • Usar hielo para ayudar a reducir la inflamación.
  • Usar calor para ayudar a aumentar el flujo sanguíneo a los músculos

Desafortunadamente, no es posible evitar el dolor muscular. Pero no te desanimes, porque es parte de del proceso de volverse cada vez más fuerte y saludable. Hay algunas cosas que puede hacer para ayudar a disminuir la cantidad de dolor.

Otras recomendaciones que puedes tener en cuenta son:

  • Entra en calor. El calentamiento de los músculos antes del ejercicio puede ser mejor que la elongación, pues despierta los músculos aumentando el flujo sanguíneo hacia ellos. Trotar o andar en bicicleta lentamente, saltar la cuerda o levantar pesas livianas son algunas actividades que puedes hacer para lograrlo.
  • Bebe agua. El agua ayuda a controlar la temperatura del cuerpo, aflojar las articulaciones y transportar los nutrientes para crear energía.
  • Espera aproximadamente 48 horas antes de ejercitar los mismos grupos musculares. Si no lo haces, puedes causar fatiga o daño muscular.
  • Realiza enfriamiento. Es importante elongar después de hacer ejercicio. Los músculos están relajados y más flexibles cuando están calientes, además la elongación también hace circular la sangre desde los músculos y hacia el corazón para ayudar en la recuperación.

 

El dolor muscular puede tardar varios días en desaparecer, acude con tu médico si:

  • El dolor muscular dura más de una semana.
  • El dolor es insoportable y te impide moverte.
  • El dolor empeora con el ejercicio.
  • El dolor provoca mareos o dificultad para respirar.
  • Notas enrojecimiento, inflamación o calor en los músculos adoloridos.

 

Fuente:

Family Doctor

Soy Actitud

 

 

Top