Vitalia Salud Blog

Ejercicio y diabetes

Primero que nada, el ejercicio disminuye la glucosa en la sangre de varias maneras. Por un lado, se aumenta la sensibilidad a la insulina, de modo que las células la aprovechan mejor para hacer uso de la glucosa en sangre mientras haces actividad física. Por otro lado, cuando los músculos se contraen durante la actividad física, se estimula otro mecanismo que permite que las células tomen glucosa y la utilicen como fuente de energía, independientemente de si hay insulina disponible.

De esta manera, el ejercicio puede ayudar a reducir la glucosa en la sangre a corto plazo. Y si hace actividad física de manera regular, es posible que también disminuyan los niveles de A1C.

 

 

Como señala la American Diabetes Association, el ejercicio es una parte importante del manejo de la diabetes. La actividad física puede reducir la glucosa en la sangre hasta 24 horas o más después de hacer ejercicio al hacer que el cuerpo sea más sensible a la insulina.

 

 

Debes empezar con algo ligero, como las caminatas; si no está en forma, camina durante 5 o 10 minutos al día. De ser posible,  usa un brazalete o collar que diga que tiene diabetes, ten siempre contigo fuentes de azúcar de acción rápida, como jugo o dulces duros.
Asegúrate también de tomar bastante agua durante y después de hacer ejercicio. Otra recomendación es hacer ejercicio a la misma hora del día, durante la misma cantidad de tiempo y al mismo nivel de intensidad. Esto hará que el azúcar en la sangre sea más fácil de controlar.

Asimismo, la American Diabetes Association indica que todas las personas con diabetes deben estar preparadas para tratar la hipoglucemia, considerando que los pacientes con diabetes de tipo 1 corren mayor riesgo.
Si llegas a padecer hipoglucemia durante o después de ejercitarte, debes tratarla de inmediato. Usa el mismo proceso que usarías en cualquier otro momento del día:

  • Ten a la mano de 15-20 gramos de carbohidratos de acción rápida (las bebidas deportivas, bebidas azucaradas o tabletas de glucosa).
  • Espera de 15-20 minutos y vuelve a medir tu glucosa.
  • Si los niveles siguen siendo bajos y los síntomas de hipoglucemia no desaparecen, repite el tratamiento.
  • Si deseas continuar haciendo ejercicio, se recomienda tomar un descanso para elevar el nivel de glucosa en la sangre, según la actividad que estés haciendo y cuánta insulina tienes en el torrente sanguíneo.

Ten en cuenta que la glucosa puede bajar durante la actividad física o mucho después. Es más probable que suceda si no come nada de 30 minutos a dos horas después de dejar de hacer ejercicio, prolongas la actividad física por mucho tiempo o haces alguna actividad demasiado vigorosa.
Si la hipoglucemia interfiere con frecuencia en tu rutina de ejercicio, habla con tu médico sobre la posibilidad de hacer cambios en tu tratamiento.

Procura incluir al menos 30 minutos de ejercicio al día en tu rutina, cuida tu salud.

 

Fuente: American Diabetes Association, Medline

 

 

 

 

 

Top