Vitalia Salud Blog

Conoce las diferencias entre las grasas ‘buenas’ y las grasas ‘malas’

 

Debido a la cultura de la moda y la dieta que ha imperado a lo largo de los años, hemos aprendido a temer a la palabra ‘grasa’. Evitamos consumir a toda costa y nos sentimos culpables cuando comemos algún alimento ‘prohibido’. Entramos así en un círculo vicioso que gira entre nuestro deseo de ser sanos y nuestro gusto por la comida.

 

Sin embargo, no debemos temer a la grasa. Es un componente natural que se encuentra en diversos organismos animales y es necesaria para el correcto funcionamiento del cuerpo. Más que temor, debemos diferenciar las grasas que son sanas para nuestro cuerpo de aquellas que nos perjudican. Te presentamos a continuación las diferencias entre las grasas ‘buenas’ y ‘malas’.

 

Grasas malas 

 

El problema con este tipo de grasas es que son un riesgo para el corazón y los vasos sanguíneos, ya que aumentan la producción de colesterol del cuerpo. Su alto consumo puede provocar un ataque cardíaco, un accidente cerebrovascular, entre otras complicaciones de salud. Las grasas saturadas (grasas de origen animal, como la leche y la carne), así como las grasas trans (aceite vegetal hidrogenado) forman parte de este grupo. Aceites vegetales como el aceite de coco y el aceite de palma también están incluidos dentro de las grasas malas, a pesar de que su consumo está en boga. Recuerda debes reducir el consumo de este tipo de grasa y que vigilar que no excedan el 6% de tu consumo de calorías diario.

 

Grasas buenas 

 

A diferencia de las primeras, estas grasas no elevan el nivel de colesterol en el cuerpo, por lo que no generan riesgos de enfermedades cardíacas. De hecho, pueden ayudar a disminuir los niveles de colesterol de la sangre. Algunos ejemplos de grasas buenas son las grasas poliinsaturadas (aceite de canola y oliva), grasas monoinsaturadas (aceite de girasol y cártamo) y aceites Omega 3 (que se encuentran en el pescado). No obstante, no olvides que estas grasas (aunque sean sanas) tienen un alto contenido calórico, por lo que debes limitar su consumo para mantener un peso saludable.

 

Ahora ya sabes las diferencias entre las grasas ‘buenas’ y ‘malas’. Disfruta de tu siguiente comida y cuida tu salud con esta información.

 

Fuente

Diabetes educación online

Top