Los 6 diferentes tipos de contracciones durante el embarazo

 

Las contracciones durante el embarazo pueden ser un tema que ocasione temor entre mujeres. Estas pueden aparecer durante diferentes momentos del embarazo y tienen diferentes funciones e intensidades. No te asustes si sientes contracciones y no estás segura sobre qué significan, pues el día de hoy en el blog de Vitalia Salud te daremos a conocer algunas de ellas y su significado.

 

 

Contracciones A (o contracciones Álvarez)

Esta clase de contracciones comienzan a hacerse presente durante la etapa inicial del embarazo y hasta la 28 semanas de gestación. Estas contracciones son de muy baja intensidad y frecuencia, por lo que no pueden ser percibidas por la embarazada.

 

 

Contracciones focales

Esta clase de contracciones son de muy poca intensidad y se sienten en áreas pequeñas del útero. Esta clase de contracción se producen debido al movimiento del bebé, o por cambios de posición de la embarazada.

 

 

Contracciones generalizadas

Estas contracciones son muy similares a las contracciones anteriores. Se producen por movimientos del bebé o cambios de posición de la madre, con la diferencia que comienzan a sentirse en un área específica y pasan a extenderse al resto del útero.

 

 

Contracciones de Braxton Kicks

Las contracciones de Braxton Kicks tienen una duración de entre 30 a 60 segundos y suelen tener una frecuencia baja como de 1 por hora, aunque aumentan en frecuencia conforme el embarazo se desarrolla. Estas se caracterizan por propagarse a un área más extendida del útero y por endurecer el vientre, aunque esto no representa dolor. Suelen aparecer alrededor de la semana 13, pero lo normal es que aparezcan durante la segunda mitad del embarazo.

 

 

Contracciones preparto

Son contracciones más intensas que las de Braxton Kicks, aunque no son sinónimo de que el parto esté por comenzar. Estás contracciones comienzan a suceder unos días antes de que el tan ansiado día llegue y tienen la función de madurar y ablandar el cuello del útero. Son más frecuentes y pueden ocasionar alguna molestia o dolor. Su frecuencia también es mayor, pues pueden presentarse cada 5 a 10 minutos.

 

 

Contracciones de parto

Estas son las contracciones finales. Son regulares, progresivas y muy intensas. Son regulares porque se presentan con una frecuencia de aproximadamente 10 minutos con 3 a 5 contracciones. Estas van aumentando en duración, pueden llegar a extenderse entre 60 y 90 segundos y pueden llegar a ser muy dolorosas.

 

Al tener conocimiento de las diferentes clases de contracciones te será más fácil reconocer cuando se producen, así como su significado, información bastante útil para conocer la salud del bebé y la madre.

Fuente: Bebés y más

 

¿Estás embarazada? ¡No consumas estos alimentos!

La maternidad y el embarazo puede llegar a ser una etapa tan hermosa como preocupante. Aunque muchas mujeres tengan el deseo de convertirse en madres, nadie posee una guía sobre cómo llevar el embarazo perfecto, pues cada caso es diferente. No obstante, si existe algo que puedes hacer para llevar un embarazo saludable: cuidar lo que comes.

 

Es por lo anterior que en el blog de Vitalia Salud te queremos compartir esta lista con 7 de los alimentos que no se recomienda comer durante el embarazo. Conócelos a continuación.

 

7 alimentos que evitar durante el embarazo:

 

Tabaco y alcohol

 

 

 

Aunque estos dos productos sean una respuesta obvia y común, es por una razón. Nunca está de más recalcar que el consumo de tabaco y alcohol durante el embarazo puede llegar a provocar efectos adversos durante el embarazo, como daños psicológicos y neurológicos en el sistema nervioso del bebé. Por lo tanto: ni una gota de alcohol, ni un cigarro al 

 

 

Embutidos

 

 

 

La razón por la que no se recomienda consumir embutidos durante el embarazo no se debe solamente a su alta saturación de grasas. La razón principal es que los embutidos pueden llegar a contener toxoplasmosis, una enfermedad parasitaria que puede provocar desde infecciones leves, hasta infecciones mortales que pueden afectar mayormente al feto.

 

 

 

Carne y pescados crudos o semicocidos

 

 

 

¿Te gusta el sushi? Si la respuesta es sí, mejor tómate un pequeño descanso de él, pues los pescados crudos o semicocidos, al igual que la carne, no se recomiendan durante el embarazo debido a que pueden contener toxoplasmosis. Por otra parte, el pescado contiene grandes cantidades de mercurio, por lo que es mejor reducir su consumo.

 

 

 

Quesos sin pasteurizar

 

 

 

Los quesos sin pasteurizar también pueden contener toxoplasmosis y listeriosis, una bacteria que puede provocar infecciones sanguíneas o partos prematuros. Es por esta razón que mujeres embarazadas deben evitar queso feta, blue cheese, blanco, entre otros. Cuando vayas al supermercado asegúrate que el producto esté pasteurizado.

 

 

 

Huevos crudos

 

 

 

Aunque los huevos sean una excelente fuente de proteínas, debes asegurarte de que siempre estén muy bien cocinados. Un huevo que no está bien cocido puede provocar Salmonella, una infección gastrointestinal que te hará perder líquidos y nutrientes.

 

 

 

Sal en exceso

 

 

 

Si tienes el mal hábito de sentarte a comer e inmediatamente poner sal a tu comida, incluso antes de haberla probado, entonces el embarazo es tu oportunidad perfecta para solucionarlo. La sal ocasiona que retengas líquidos y aumente la presión arterial. Por lo tanto, deberías consumirla con más moderación y evitar los snacks que contengan exceso de sodio.

 

 

 

Exceso de azúcar

 

 

 

Todos los productos azucarados o “premios” que nos regalamos al terminar una dieta pueden saber muy bien, no obstante, estos sólo aportan calorías vacías o nutrientes de baja o nula calidad. Desafortunadamente, estos antojos son especialmente deseados durante el embarazo, por lo tanto, ten cuidado de no consumirlos en exceso o podrías desarrollar enfermedades como la diabetes gestacional, un tipo de diabetes que se diagnostica durante el embarazo.

 

¡La maternidad puede llegar a ser algo hermoso! Sigue estas indicaciones y las de tu médico para no descuidar tu alimentación y disfruta de una de las mejores etapas de tu vida.

 

No dudes en compartir esta información a quien creas le pueda ser de utilidad.

 

 

Fuente

Ser Padres

Bebés y Más

 

 

5 cosas que debes saber de la diabetes

La diabetes es una enfermedad crónica en la cual el cuerpo no regula la cantidad de azúcar en la sangre. Puede ser provocada por poca producción de insulina (hormona encargada de regular el azúcar del cuerpo), resistencia a ésta o ambas. La aparición de la diabetes se debe a causas genéticas, así como por una alimentación inadecuada u obesidad. Ya que la diabetes es un problema que puede generar consecuencias graves, a continuación te dejamos información valiosa sobre esta enfermedad y cómo prevenirla.

 

Diferencias entre diabetes tipo 1 y tipo 2 

 

Existen dos tipos de diabetes: 1 y 2. El primero se puede presentar a cualquier edad, aunque se diagnostica más en niños, adolescentes o adultos jóvenes. En este tipo de enfermedad el cuerpo no produce o produce poca insulina, ya que las células del páncreas dejan de trabajar. Para tratarla se necesitan inyecciones diarias de insulina.

La diabetes tipo dos es más común y está relacionada a los altos índices de obesidad. En este padecimiento el cuerpo se resiste a la insulina o no la utiliza con eficiencia.

 

 

Principales señales de la diabetes  

 

 

Algunos indicios que demuestran si una persona tiene diabetes es tener mucha sed, orinar excesivamente, tener mucha hambre, cambios de peso y sufrir de visión borrosa y cansancio. Para corroborar un diagnóstico es posible realizar una prueba de glucosa. Si se está en ayuno y la cantidad de glucosa es mayor a 126 mg, es una clara señal de que la persona tiene diabetes. No obstante, siempre se debe consultar a un médico para tener un resultado concreto.

 

 

Cómo medir la glucosa

 

 

Si quieres saber tu nivel de glucosa y corroborar si padeces diabetes, pueden realizarte un examen en cualquier laboratorio con una simple muestra de sangre. También puedes hacer uso de un glucómetro, que permite medir el nivel de glucosa de forma más práctica y con más posibilidades de llevar un autocontrol.

 

 

Qué hacer si padezco diabetes 

 

 

Si padeces diabetes, debes visitar a un especialista para que te dé un tratamiento adecuado. Como cuidado general tendrás que cuidar tu alimentación y realizar actividad física todos los días. La cantidad de alimentos, así como la intensidad del ejercicio que realices deberá señalarla un doctor. Recuerda igual que si tienes diabetes no se recomienda ingerir alimentos altos en azúcar o en grasa de tipo animal.

 

 

Cómo prevenir la aparición de la diabetes   

 

 

La diabetes tipo dos se puede prevenir (o se puede ralentizar su aparición). Para ello debes tener una alimentación sana, realizar ejercicio diariamente, no fumar y mantener un peso saludable.

 

Si quieres más información para tratar o prevenir la diabetes, visita la página de Vitalia. Allí encontrarás entrevistas con especialistas del tema. ¡Haz clic en el siguiente enlace y cuida tu salud!

 

5 claves para mantenerte sano en la vejez

A pesar de la opinión popular, la vejez es una etapa hermosa y única. Te permite observar el camino que has construído y seguir buscando los sueños que siempre deseaste. Para que tengas una vejez sana, divertida y feliz te presentamos 5 consejos para vivir sanamente. ¡La aventura sigue!

 

Come con moderación 

 

 

Comer en grandes cantidades es una costumbre que debemos dejar lo más pronto que podamos. En la vejez comer de más puede llevar al aumento de peso y a la obesidad, lo que desencadena otros problemas. Por ejemplo, dolor en las articulaciones, presión alta, diabetes, cáncer y enfermedades al corazón. Cuida tu peso y vigila la cantidad de alimentos que ingieres para tener una vejez saludable.

 

 

Escoge bien tus alimentos  

 

 

Cuando se trata de alimentos calidad y cantidad son igualmente importantes. Además de comer las porciones adecuadas, es necesario que ingieras alimentos que nutren tu salud. Reduce las grasas y los azúcares lo más que puedas y concéntrate en elegir alimentos de calidad: verduras, frutas, pescado, alimentos con fibra…¡lo que más te guste! La clave para la buena alimentación es saber balancear la comida y, como ya mencionamos, comer en cantidades adecuadas.

 

 

Haz ejercicio diariamente 

 

La actividad física es la clave para mantenerte joven por mucho tiempo. Además de la fortaleza y las habilidades físicas, hacer ejercicio favorece la secreción de endorfinas, hormonas que te hacen sentir bien y que combaten la depresión. Recuerda que no tienes que hacer un entrenamiento de alto impacto para mantenerte activo. Puedes hacer ejercicio durante media hora dependiendo de tu estado físico y nivel de resistencia.   

 

 

Ten cuidado con las enfermedades silenciosas

 

 

Existen enfermedades que no tienen síntomas durante años y luego se manifiestan fuertemente. Por eso es de vital importancia que, tanto hombres como mujeres, se realicen exámenes médicos correspondientes para evitar enfermedades silenciosas. Por ejemplo, el papanicolau o mamografías en el caso de mujeres; y exámenes de sangre o para detectar el cáncer de colon.

 

 

Cuida tu estado emocional  

 

 

La edad puede traer cambios drásticos y situaciones que provocan ansiedad o depresión. Ya sea la muerte de amigos o la pérdida de la habilidad corporal, los adultos mayores necesitan mantenerse activos para cuidar su salud mental. Aprender cosas nuevas, sentirse útil para la familia y ser amados son esenciales para esta etapa de la vida.

 

La vejez es una etapa de la vida como cualquier otra. Tiene sus dificultades, pero no hay razón para no disfrutarla. Sigue estos consejos y tendrás una vida saludable y longeva. Si quieres saber más sobre cómo cuidar tu cuerpo, visita la página de Vitala en el siguiente enlace http://vitaliasalud.com/  

 

 

Fuente:

Lostiempos.com

3 recetas saludables que llevan sardinas

Las sardinas son un alimento delicioso y fresco. Le dan a nuestra comida un toque especial que ningún otro pescado puede igualar. Pero lo más importante de las sardinas es que son sumamente saludables y nos ayudan a tener una dieta rica en nutrientes.

 

Las sardinas son altamente asimilables a la hora de hacer la digestión, por lo que son buenas para nuestro aparato digestivo.Tienen un aporte calórico bajo (130 calorías por cada cien gramos de producto) que nos facilita mantenernos en nuestro peso ideal. También nos aporta de minerales (magnesio, fósforo y calcio) y de grasas omega-3, que nos ayuda a controlar los niveles de colesterol en la sangre.

 

Por su sabor y aportes para la salud te presentamos 3 recetas con sardinas para que tengas todos los beneficios de este pescado en tu vida. ¿Te suena delicioso?

 

 

Sardina en salsa de tomate  

 

Ingredientes
4 sardinas,1 cebolla,1 diente de ajo, 400 ml de tomate entero en conserva, aceite de oliva, sal, pimienta.

Preparación
Dora el ajo picado en una sartén con 2 cucharadas de aceite. Posteriormente añade la cebolla picada y fríe todo a fuego lento por 5 minutos. Incorpora los tomates, agrega sal, pimienta y cocina 5 minutos a fuego medio-bajo. Una vez hecho esto, precalienta el horno a 180 ºC. Extiende la salsa de tomate en una fuente de horno y coloca encima las sardinas con la piel hacia arriba. Agrega sal y pimienta; rocía con un hilo de aceite y hornea entre 8 y 10 minutos, hasta que la piel se desprenda fácilmente de las sardinas.

 

 

Sardinas a la parrilla

 

 

Ingredientes

20 sardinas frescas y grandes, 1 kg de sal gorda, 1 diente de ajo, 4 ramitas de perejil,100 ml de aceite de oliva extra virgen.

 

Preparación

Pon las sardinas enteras (sin escamar y sin retirar las tripas) en una fuente. Cúbrelas con sal gorda y déjalas 2h en la nevera. Luego de que pase este tiempo, empieza a encender la parrilla a fuego medio. Después, tritura el ajo, el perejil y el aceite de oliva virgen con una batidora eléctrica. Ahora retira las sardinas de la sal. Cocínalas por un lado durante 5 min. Dales la vuelta y termina de hacerlas por el otro lado, unos 3 minutos más. Sácalas y añádeles el aceite de ajo y perejil. Sírvelas con unas papas hervidas o un poco de ensalada fresca.

 

 

Sardinas al limón 

 

 

Ingredientes

800 gr de sardinas limpias, 3 hojas de laurel, 1 ramita de romero, el zumo de 2 limones, 1 vaso de vino blanco, aceite, sal y pimienta blanca.

 

Preparación

Distribuye las sardinas en una fuente de horno generosamente untada de aceite. Añade una pizca de sal y la pimienta; haz un picadillo de laurel y romero y agrégalo. Después incorpora el zumo de limón y el vino blanco. Sube la temperatura del horno a 180º y cocina durante 20 minutos. Rocía las sardinas cada tanto con el jugo de la mezcla.

 

Esperamos que estas recetas te ayuden a mantener una vida saludable. Para conocer más sobre cómo cuidar tu cuerpo, visita el blog de Vitalia en la siguiente página web: http://vitaliasalud.com/ ¡Mejora tu vida hoy!

 

 

Fuente

Vitónica

5 Hábitos que afectan tu salud sin que lo sepas

 

Muchos creemos que tenemos una vida saludable. A pesar de nuestro estilo de vida apresurado y estresante, pensamos que hacemos lo necesario para vivir sanamente: ir al gimnasio, comer frutas y verduras o no fumar. Sin embargo, hay hábitos que son menos notorios y que perjudican nuestro bienestar. ¿Quieres saber cuáles son? Continúa leyendo.

 

 

Estar sentado 8 horas al día  

 

El cuerpo humano no está diseñado para estar sentado todo el día. Tal vez no lo sepas, pero un estilo de vida sedentario puede provocar diabetes, mala circulación, aumento de peso, enfermedades cardiovasculares e hipertensión. Si trabajas en una oficina, recuerda estirar tu cuerpo y levantarte cada cierto tiempo  de la silla (de preferencia cada hora). Así evitarás estos nocivos efectos en tu salud.

 

 

Mirar el teléfono antes de acostarte 

 

 

Esta costumbre, por más inocente que parezca, disminuye la calidad del sueño y puede producir insomnio. La luz que emiten los celulares (y las computadoras) le indican a nuestro cerebro que debe permanecer despierto a pesar de ser de noche. Así pues, debes apagar tu teléfono celular o computadora al menos una hora antes de acostarte.  

 

 

Estar estresado todo el tiempo 

 

 

A veces no nos damos cuenta de lo estresados que estamos. Pensamos que nos relajaremos cuando hayamos terminado una tarea o proyecto; no obstante, tan pronto como se termina esa tarea empieza otra y nunca nos dimos un respiro. El estrés crónico (el que continúa por semanas y meses) tiene consecuencias graves en el cuerpo: puede ser responsable de presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, diabetes, obesidad, depresión o ansiedad. Si quieres tener una vida sana, debes aprender a relajarte a pesar de los factores de estrés. Recuerda que la salud es primero.

 

 

Escuchar música a volumen alto

 

 

¿A quién no le gusta escuchar su canción favorita a todo volumen? Aunque sea uno de los pequeños placeres de la vida, hacer esto puede provocar pérdida auditiva permanente. Si quieres disfrutar la música, recuerda que debes ser capaz de oír las voces de otros a través de tus audífonos. Si no es así, ¡baja el volumen!

 

 

Comer mientras ves la televisión (o computadora)  

 

 

No hay duda que comer mientras vemos una película o serie en la computadora es bastante cómodo. Sin embargo, no se aconseja realizar esta actividad ya que, debido a que nuestra atención está en la pantalla, comemos más rápido y en mayores cantidades.¿Qué sucede entonces? ¡Aumentamos de peso! Siempre recuerda darle a tu momento de comida el espacio adecuado: tu cuerpo lo agradecerá.

 

Ahora ya sabes los hábitos que son nocivos para la salud y cómo evitarlos. ¡Comparte este artículo con tus amigos y familia para que mejoren su calidad de vida!

 

Fuente

Plano informativo

Efe Salud