Vitalia Salud Blog

6 razones por las que debes acercar a tu hijo a la naturaleza

La etapa de crecimiento de nuestros hijos es una de las más importantes en su desarrollo cognitivo, psicológico y físico, por lo que procurar ambientes y espacios ideales para que estos se desenvuelvan plenamente es una de las prioridades y tareas que tenemos como padres.

 

Hoy en Vitalia te presentamos 6 razones por las que debes acercar a tu hijo a la naturaleza. ¡Será una lección que jamás olvidarán!

Construye confianza

La manera en la que los niños juegan con la naturaleza es mucho menos estructura que muchos tipos de juego en interiores. Al aire libre las alternativas para interactuar con el ambiente son infinitas -desde parques, hasta veredas y lagos-, por lo que nuestros hijos podrán elegir cómo jugar y cómo desenvolverse de manera libre y autónoma.

 

Promueve la creatividad y la imaginación

La desestructuración del juego también le permite a nuestros hijos interactuar de manera significativa con el ambiente. Pueden pensar de manera más libre e ilimitada, diseñar sus propias actividades y acercarse al mundo de una manera más imaginativa y lúdica.

 

Les enseña el valor de la responsabilidad

Como todos sabemos, los seres vivos mueren o se dañan si son maltratados o si no se cuidan propiamente, por lo que confiar a nuestro hijo la misión de cuidar de otros seres vivos y de la naturaleza logrará que ellos aprendan qué pasa cuando olvidan regar una planta o cuando pisen a un animalito, dándoles un sentido de responsabilidad y respeto hacia los otros seres vivos y el medio ambiente.

 

Ofrece una estimulación diferente

Con los desarrollos tecnológicos, la naturaleza podría parecer menos estimulante que los video juegos con los que nuestros hijos se entretienen, pero, en realidad, la naturaleza activa más sentidos de lo que un juego en línea o un ipad podrían desarrollar -puedes ver, escuchar, oler y tocar-. A medida que los niños pasan menos tiempo con la naturaleza, sus sentidos se estrechan, reduciendo la riqueza de la experiencia humana.

 

Activa el desarrollo físico

Las maneras de relacionarse con la naturaleza invitan a la activación y al ejercicio, a diferencia de los juegos en tabletas o en consolas. Una breve caminata, jugar en los árboles o un paseo en la bicicleta le darán a tu hijo la dosis de actividad física que él o ella necesita, ayudando a mejorar su concentración y su salud.

Desarrolla sus capacidades cognitivas

La naturaleza crea un sentido único de la exploración que ningún otro ambiente interior puede ofrecerle a los niños. Los fenómenos que ocurren naturalmente en los parques, lagos y otros ambientes naturales día con día, hacen que nuestros hijos se cuestionen y reflexionen sobre la tierra y la vida que la sustenta.

 

Reduce el estrés y la fatiga

De acuerdo con la Teoría de la Restauración de la Atención desarrollada por Kaplan, los ambientes urbanos requieren algo llamado “atención directa” la cual nos fuerza a ignorar las distracciones y termina fatigando nuestro cerebro. En cambio, en ambientes naturales, practicamos un tipo de atención que no quiere esfuerzo, mejor conocida como “fascinación suave”, la cual crea sentimientos de placer y no de fatiga.

 

Top