Vitalia Salud Blog

6 estrategias para reducir el estrés laboral

¿Has pensado en el impacto que puede tener el estrés laboral en diferentes ámbitos? Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el estrés laboral representa pérdidas de de entre 0.5% y 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB) de los países.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud trata este tipo de estrés como una epidemia mundial. Depresión, infartos, insomnio, son apenas algunas de las consecuencias a las que se exponen miles de personas que deben lidiar con el estrés laboral. En Vitalia Salud queremos compartir contigo seis estrategias que te ayudarán a reducirlo con el fin de que tengas una mejor calidad de vida.


Establece buenas relaciones con los compañeros

La mayoría de las personas laboran en oficinas, es decir, tienen que convivir con sus compañeros de trabajo en menor o mayor medida. Establecer una buena relación con ellos será uno de los factores que influirán de manera decisiva en sus niveles de estrés. Esta red social hará que una persona se sienta valorada por su contribución al equipo, servirá como apoyo en momentos de crisis y favorecerá un buen ambiente.

Establece prioridades
Es vital tener tus prioridades claras, en especial cuando la jornada laboral tiene un tiempo limitado y hay tareas que deben cumplirse en un horario dado. Al no establecer prioridades, es fácil distraerse  con tareas que podrían haberse hecho en otro momento. Una buena estrategia para evitar que esto suceda, es hacer una lista de pendientes desde que comienza el día, ordenándolos por prioridad para así tener bien presente cuál labor se hace primero.

Los descansos son necesarios
Después de períodos prolongados realizando labores que demandan atención y cuidado, necesitas descansos breves para recuperar la concentración.  Toma al menos cinco minutos cada dos horas, para despejar tu mente y reanudar tus tareas al cien.

La organización es la clave

Tu espacio de trabajo debe ser operativo, no solo para ti, sino también para todos aquellos que trabajan contigo. La contaminación visual no favorece a nadie, procura mantener tu espacio de trabajo limpio y ordenado. De esta manera podrás sentirte más cómodo y encontrar carpetas, hojas y demás información sin demoras.


Desarrolla respuestas saludables

 

En el caso ideal, el trabajo acaba cuando sales de la oficina, pero lo cierto es que hay ocasiones en las que es necesario llevar pendientes a casa. Procura tener actividades que te ayuden a relajarte y a mantener tu estabilidad emocional y mental. En vez de intentar combatir el estrés con hábitos poco saludables, como el exceso de comida o alcohol, busca algo que, de paso, beneficie tu estado físico. El ejercicio es una excelente opción, pues permite la liberación de endorfinas. Escoge algo que disfrutes y que puedas incorporar en tu rutina como un hábito, practica yoga, haz caminatas, sal a correr en las mañanas, ve a nadar, cualquier cosa que te permita tener un respiro de las obligaciones laborales diarias.

Duerme suficiente

Quizá estás pensando, ¿cómo voy a dormir si apenas tengo tiempo? El descanso es absolutamente necesario, si quieres evitar los efectos del cansancio y el estrés laboral crónico, deberás establecer una rutina que contemple suficiente tiempo para dormir. Si quieres ser más eficiente, debes estar al cien, y para ello debes darle a tu cuerpo lo que necesita para recuperarse.

 

Fuente: Building Talent, Forbes

Top