Vitalia Salud Blog

5 cosas que debes saber sobre el nacimiento por cesárea

Como sabes, además del parto vaginal, la cesárea es una de las alternativas más comunes en la actualidad para dar a luz. Una cesárea es el procedimiento quirúrgico que consiste en hacer un corte en el abdomen y el útero, a través del cual se extrae al bebé. En algunos casos, la cesárea se programa por petición de la madre, y en otros, se realiza cuando surgen complicaciones que no estaban previstas.

En Vitalia te compartimos más información sobre el tema:

 

¿En qué casos podría requerir una cesárea programada?

  • Si tuviste una cesárea “clásica” en el parto anterior con corte uterino vertical o más de una cesárea. Ambos casos incrementan significativamente el riesgo de una ruptura de útero durante un parto vaginal.
  • Has pasado por alguna otra cirugía uterina, como por ejemplo una miomectomía.
  • Esperas más de un bebé (todos los embarazos de trillizos o más bebés requieren una cesárea).
  • Se espera que tu bebé sea muy grande.
  • Tu bebé viene de nalgas o está en posición transversal (de costado).
  • Tienes placenta previa (cuando la placenta se encuentra tan abajo en el útero que cubre el cuello uterino).
  • Tienes una obstrucción, como un fibroma muy grande que pudiera hacer el parto vaginal muy difícil.
  • Se sabe que el bebé tiene una enfermedad o anomalía fetal que haría que el parto vaginal fuera peligroso.
  • Eres VIH positivo y los análisis de sangre efectuados al final del embarazo muestran que tienes una alta cantidad del virus.

 

¿Por qué podrían hacerme una cesárea de emergencia?

Si no es algo previsto, puedes necesitar una cesárea en caso de que llegaran a surgir complicaciones que hacen el parto vaginal una opción peligrosa:

  • El cuello del útero deja de dilatarse o el bebé deja de descender por el canal del parto.
  • La frecuencia cardiaca del bebé está alterada y su vida podría correr riesgo en caso de un parto vaginal.
  • El cordón umbilical se desliza por el cuello del útero. Si eso sucede, el bebé necesitará nacer inmediatamente, pues un cordón prolapsado puede cortar el suministro de oxígeno.
  • La placenta comienza a desprenderse de la pared uterina, lo que significa que el bebé no tendrá suficiente oxígeno.

Considera que las mujeres que dan a luz mediante cesárea son más propensas a tener infección, hemorragias intensas, coágulos de sangre, más dolor después del parto, una estadía más extensa en el hospital y una recuperación más prolongada.  También pueden ocurrir lesiones en la vejiga o en el intestino (bastante raras).  Si planeas tener más bebés, cada cesárea incrementa el riesgo de complicaciones en futuros embarazos.

No obstante, cabe señalar que no siempre se puede, o se debería, evitar una cesárea. En algunas circunstancias, es lo mejor que puedes hacer por tu propio bien o el de tu bebé. Siempre consulta con tu médico cualquier duda que llegue a surgir, habla sobre los riesgos y beneficios para ti y tu bebé en tu caso particular.

 

Fuente: Baby Center

Top