Vitalia Salud Blog

5 beneficios de una dieta vegana

Armonía con la naturaleza y respeto por los animales son dos valores veganos fundamentales, por supuesto, la decisión de llevar una dieta apegada a este estilo de vida puede responder a diferentes motivos. Quizá has considerado dar el paso y llevar un régimen vegano, pero no estás del todo  convencido. Llevando una alimentación balanceada, las dietas veganas pueden tener numerosos beneficios para tu salud. Te compartimos cinco de ellos, respaldados por la ciencia, además.

 

1. Una dieta vegana es rica en ciertos nutrientes

Dejar las carnes y los lácteos no significa llevar una dieta pobre en nutrientes.  Haciendo a un lado estos alimentos, se abre un mundo de posibilidades y combinaciones de frutas, verduras, legumbres,  semillas y granos enteros que buscarán lograr el equilibrio de nutrientes necesarios para estar sano.
Una dieta vegana aporta más fibra, antioxidantes y minerales como el potasio, magnesio, hierro y vitaminas A, C y E.  Pero, es vital que te asesores con un nutricionista, porque un régimen vegano mal planeada evitará que consumas suficiente vitamina B12, hierro, calcio o zinc.

 

 

2. Puede ayudarte a perder peso


Son cada vez más los que se adhieren a una dieta vegana con la idea de perder peso. Y lo hacen con una buena razón, de hecho hay estudios que demuestran que los veganos tienden a tener un menor porcentaje de grasa corporal (BMI) que los no veganos. La carne y los lácteos son alimentos más calóricos que las frutas y verduras,  llevando una dieta vegana, la tendencia natural es que se reduzca el número de calorías que consumes. Esto promueve la pérdida de peso.

 

3. Contribuye a reducir los niveles de azúcar en la sangre y a mejorar las funciones del riñón.

Seguir una dieta vegana puede beneficiar a las personas que padecen diabetes o problemas de riñón. Los veganos tienden a manejar niveles más bajos de azúcar en la sangre, mayor sensibilidad a la insulina y un riesgo de 50-78% menor de desarrollar diabetes tipo 2. 

 

 

4. Una dieta vegana contribuye a la prevención de ciertos tipos de cáncer


De acuerdo a la OMS, alrededor de un tercio de todos los cánceres pueden ser prevenidos por factores dentro de tu control, incluyendo la dieta. Por ejemplo, comer legumbres con regularidad puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal en un 9-18%.

Las dietas veganas contienen más productos de soya, que pueden ofrecer cierta protección contra el cáncer de mama. Y evitar ciertos productos de origen animal también puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de próstata, mama y colon.

 

 

5. Está vinculada a un menor riesgo de enfermedades del corazón


Comer frutas frescas, verduras, legumbres y fibra está relacionado con un menor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas. Estudios observacionales indican que los veganos pueden beneficiarse de un riesgo hasta un 75% menor de desarrollar presión arterial alta.

Las dietas veganas tienden a ser más eficaces en la reducción de los niveles de azúcar en la sangre, colesterol LDL y colesterol total. Esto es beneficioso para la salud del corazón, ya que reducir estos niveles disminuye  el riesgo de enfermedades del corazón en un 46%.

En comparación con la población general, los veganos también tienden a consumir más granos enteros y frutos secos, los cuales son buenos para el corazón.

Una dieta vegana bien equilibrada tendrá un impacto positivo en tu salud, si tienes la inquietud de seguir este régimen, hazlo con la asesoría de un profesional y ve si te convence.



Para leer más sobre los estudios mencionados, visita el sitio de Authority Nutrition.

5 cosas que debes saber sobre el nacimiento por cesárea

Como sabes, además del parto vaginal, la cesárea es una de las alternativas más comunes en la actualidad para dar a luz. Una cesárea es el procedimiento quirúrgico que consiste en hacer un corte en el abdomen y el útero, a través del cual se extrae al bebé. En algunos casos, la cesárea se programa por petición de la madre, y en otros, se realiza cuando surgen complicaciones que no estaban previstas.

En Vitalia te compartimos más información sobre el tema:

 

¿En qué casos podría requerir una cesárea programada?

  • Si tuviste una cesárea “clásica” en el parto anterior con corte uterino vertical o más de una cesárea. Ambos casos incrementan significativamente el riesgo de una ruptura de útero durante un parto vaginal.
  • Has pasado por alguna otra cirugía uterina, como por ejemplo una miomectomía.
  • Esperas más de un bebé (todos los embarazos de trillizos o más bebés requieren una cesárea).
  • Se espera que tu bebé sea muy grande.
  • Tu bebé viene de nalgas o está en posición transversal (de costado).
  • Tienes placenta previa (cuando la placenta se encuentra tan abajo en el útero que cubre el cuello uterino).
  • Tienes una obstrucción, como un fibroma muy grande que pudiera hacer el parto vaginal muy difícil.
  • Se sabe que el bebé tiene una enfermedad o anomalía fetal que haría que el parto vaginal fuera peligroso.
  • Eres VIH positivo y los análisis de sangre efectuados al final del embarazo muestran que tienes una alta cantidad del virus.

 

¿Por qué podrían hacerme una cesárea de emergencia?

Si no es algo previsto, puedes necesitar una cesárea en caso de que llegaran a surgir complicaciones que hacen el parto vaginal una opción peligrosa:

  • El cuello del útero deja de dilatarse o el bebé deja de descender por el canal del parto.
  • La frecuencia cardiaca del bebé está alterada y su vida podría correr riesgo en caso de un parto vaginal.
  • El cordón umbilical se desliza por el cuello del útero. Si eso sucede, el bebé necesitará nacer inmediatamente, pues un cordón prolapsado puede cortar el suministro de oxígeno.
  • La placenta comienza a desprenderse de la pared uterina, lo que significa que el bebé no tendrá suficiente oxígeno.

Considera que las mujeres que dan a luz mediante cesárea son más propensas a tener infección, hemorragias intensas, coágulos de sangre, más dolor después del parto, una estadía más extensa en el hospital y una recuperación más prolongada.  También pueden ocurrir lesiones en la vejiga o en el intestino (bastante raras).  Si planeas tener más bebés, cada cesárea incrementa el riesgo de complicaciones en futuros embarazos.

No obstante, cabe señalar que no siempre se puede, o se debería, evitar una cesárea. En algunas circunstancias, es lo mejor que puedes hacer por tu propio bien o el de tu bebé. Siempre consulta con tu médico cualquier duda que llegue a surgir, habla sobre los riesgos y beneficios para ti y tu bebé en tu caso particular.

 

Fuente: Baby Center

Beneficios del yoga prenatal

Los beneficios del yoga son ya bastante conocidos desde el boom que ha tenido esta disciplina en los últimos años. Si estás embarazada, esta puede ser la etapa ideal para empezar a practicarlo. El yoga prenatal ayuda a las futuras mamás a cuidar de su cuerpo y su mente, buscando la armonía entre ambos. Además, hacer yoga ayudará a evitar algunos problemas muy comunes durante el embarazo, como la hinchazón, las estrías y los dolores de espalda y de piernas.

El yoga prenatal mantiene las articulaciones flexibles y te ayudará a conservar la flexibilidad y la elasticidad. Además, el yoga fortalece tu sistema muscular, estimula tu circulación y el retorno venoso de las piernas, y, por supuesto, es una excelente terapia de relajación.

Entre los beneficios del yoga prenatal se mencionan:

  • Contribuye a mantener  la elasticidad del cuerpo.
  • Mantiene la agilidad muscular.
  • Aumenta las posibilidades de un parto natural y una recuperación más rápida por las diferentes posiciones que se hacen.
  • Ayuda a controlar mejor la respiración y la circulación, evitando la hinchazón de pies y piernas.  
  • Refuerza la postura y reduce los dolores de espalda al fortalecer la columna.
  • Mejora el humor de la futura madre.
  • Promueve una mejor digestión.

 

 

Puedes empezar con las clases de yoga prenatal en cualquier momento de tu embarazo, a menos que el médico indique lo contrario. Toma medidas de seguridad, como evitar posturas en las que puedas perder el equilibrio a medida que avanza la gestación. Por ejemplo, en el segundo trimestre, sustituye las posturas que requieren que estés acostada sobre la espalda por otras que requieran menos esfuerzo. Ya que el útero se pone más pesado, podrías poner demasiada presión sobre las venas principales, disminuyendo el flujo sanguíneo del corazón.

Trata de incorporar el yoga al menos dos veces a la semana , sin exigirte demasiado. Ya verás que disfrutarás de sus muchos beneficios.

 


Fuente: Guía Infantil

Legumbres, aliadas contra la diabetes

Según estimaciones de la OMS, alrededor de 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014. Después de tres años, las cifras siguen en aumento, por eso es sumamente importante hablar de prevención. Una de las mejores formas de cuidar tu salud, es llevando una alimentación balanceada.
Por eso, el día de hoy en Vitalia te compartimos las bondades de las legumbres en materia de prevención de diabetes.

Las legumbres son un tipo de leguminosa que se cosecha para obtener la semilla seca. Es decir, los frijoles secos, lentejas, garbanzos, alubias y guisantes entran en esta categoría. Las legumbres son una fuente de proteína vegetal de calidad, además de aportar vitaminas del grupo B, fibra, hierro y magnesio a tu dieta.

Por otro lado, las legumbres son bajas en grasa y ricas en fibra soluble, que puede reducir el colesterol y ayudar a controlar los niveles de azúcar en la sangre. De acuerdo a una reciente publicación sobre la dieta Mediterránea, el consumo habitual de legumbres es un factor protector para el desarrollo de diabetes.

 

 

Esto se explica porque las elevaciones rápidas de glucosa en sangre tras las comidas predisponen a las personas a padecer Diabetes Mellitus tipo 2. Ya que las legumbres tienen un índice glucémico bajo,  poseen un cierto efecto protector al mantener los niveles de glucosa estables tras su ingesta.

Cada leguminosa tiene diferentes cualidades, por ejemplo:

  • Las lentejas son ricas en vitamina B1, B3, B6 y ácido fólico, además contienen hierro y selenio.
  • Los garbanzos aportan vitamina B2, B3, B6, manganeso, cobre, hierro y ácidos grasos poliinsaturados (oleico y linoleico).
  • Las habas aportan vitamina C, A, B1, B2, B3, B6 y ácido fólico además de hierro, calcio, fósforo y potasio.
  • Las judías, si se consumen con su vaina verde, poseen además propiedades diuréticas.

Otro beneficio de las leguminosas es que la fibra que aportan estimula el crecimiento equilibrado de la microbiota (conocida como flora intestinal). La cantidad de legumbres recomendada dependerá de tu estilo de vida y de salud, así como de la tolerancia que tenga tu estómago, pues suelen causar inflamación. Consulta con un nutricionista para que te aconseje lo más adecuado según tus necesidades.

 

Fuente: EFE, FAO

¿Son buenas las duchas vaginales?

Hoy en Vitalia trataremos el tema de las duchas vaginales y para empezar, te explicamos en qué consisten. Una ducha vaginal es un método usado para lavar la vagina, por lo general con una mezcla compuesta de agua y vinagre, incluso hay algunas presentaciones que contienen fragancias y antisépticos. Las duchas se encuentran en el supermercado o en la farmacia y vienen en una botella con un aplicador que impulsa esta mezcla hacia el interior de la vagina con el fin de lavar el área.

Si has usado una ducha vaginal o estás pensando en hacerlo, debes saber que los expertos aconsejan lo contrario.

En el portal de la Oficina para la Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., se menciona que en este país, al menos una de cada cinco mujeres de entre 15 y 44 años se realizan duchas vaginales, aunque su uso es más frecuente entre mujeres afroamericanas e hispanas. Si bien no se ha demostrado la ducha vaginal tenga algún beneficio para la salud, algunos estudios han comprobado que se le vincula con numerosos problemas de salud.

Los médicos recomiendan no hacerlas. Porque el lavado de la vagina ha sido asociado a infecciones vaginales, infecciones de transmisión sexual, enfermedad pélvica inflamatoria y embarazos ectópicos.

Ahora, ¿por qué son malas las duchas vaginales? La mayoría de los médicos indican que su uso puede alterar el equilibrio indispensable de la flora vaginal y la acidez natural de una vagina sana. Contrario a lo que podrías pensar, una vagina saludable tiene bacterias benignas y nocivas; es el equilibrio entre éstas el que ayuda a mantener un ambiente ácido que protege a la delicada zona de infecciones e irritaciones.

Las duchas vaginales pueden provocar un crecimiento exagerado de las bacterias nocivas, resultando en candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana. Por otro lado, si ya tienes una infección vaginal, existe la posibilidad de que la ducha empuje las bacterias, provocando una infección más arriba, sea en el útero, las trompas de Falopio o los ovarios.

Al usar una ducha vaginal, alteras la composición bacteriana que normalmente reside en la vagina. Ya que la vagina es un órgano que se “autolimpia”, las duchas vaginales son innecesarias.

La Universidad de Texas coordinó un estudio con 1, 271 mujeres de entre 20 y 49 años para analizar la relación entre la ducha vaginal y el riesgo de una infección del virus VPH. Los investigadores encontraron que los lavados de vagina incrementan el riesgo de infección de varias cepas de VPH, pero los resultados no fueron concluyentes.

De cualquier manera,  los expertos señalan que es mejor no correr el riesgo. Al respecto, el profesor Ronald Lamont, portavoz del Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Reino Unido, afirmó en una entrevista para la BBC: “No se me ocurre ninguna circunstancia en la que las duchas vaginales puedan ser útiles”.

La vagina se limpie sola y naturalmente mediante la formación de mucosa, que barre con la sangre, el semen y el flujo vaginal. Si te preocupa el olor vaginal (fuera de lo normal), consulta con tu médico porque puede tratarse de otro tema. Considera que es un órgano que siempre tendrá un olor leve que cambia durante el día.

Si aún así quieres tener una rutina de limpieza especial, hazlo de la siguiente forma:

  • Lava la parte externa de tu vagina con agua tibia al bañarte, usa un jabón suave.
  • Evita el uso de tampones, toallas femeninas, polvos y aerosoles con fragancia, ya que estos productos pueden llegar a causar infección.

Como un último punto a tratar, ten presente que una ducha vaginal antes o después de tener relaciones sexuales no previene una ETS. Al contrario, como ya lo mencionamos, las duchas eliminan algunas de las bacterias que te protegen de las infecciones.

 

Fuente: Women’s Health, BBC

 

Reconocer una picadura de insecto

El verano está llegando y con él los insectos. Hay picaduras que tardan días y días en desaparecer, a veces son pequeñas o grandes, otras son sarpullido o ronchas, algunas duelen y otras arden. No siempre es sencillo identificar al culpable de la picadura, ¿sería un mosquito o una araña, quizá algo más? En Vitalia Salud te compartimos una guía para identificar una picadura de insecto, así sabrás cuál es la mejor forma de tratarla.

 

 

Picadura de mosquito: A quién no le ha picado un molesto mosquito, son la pesadilla del verano. Sus picaduras son pequeñas y bastante reconocibles, suelen ser una mancha roja de forma circular o un pequeño bultito rojo que da mucha comezón. Los mosquitos prefieren zonas descubiertas, como  brazos y piernas, aunque a veces pican en la cara. Puedes aliviar la comezón con aloe vera o compresas frías.

Picadura de pulgas: Cuando se trata de picaduras pequeñas agrupadas en un área determinada, puede ser una pulga la que esté detrás. Se manifiestan como pequeños montículos en la piel y suelen producir mucho picor. Las picaduras se localizan a menudo en los tobillos y en las piernas, presta atención a las pequeñas manchas de sangre en la ropa y en las sábanas del portador, que pueden ser un indicio de infestación de pulgas.

Picadura de avispa o abeja: Las picaduras de abeja o avispa son particularmente dolorosas, producen hinchazón y ardor, aunque estos efectos no duran más de uno o dos días. Suele presentarse como una manchita roja con un punto blanco (donde aún puede estar el aguijón). Si te picó una abeja, tendrás que extraer este aguijón con cuidado, de preferencia con pinzas esterilizadas. Si te picó una avispa, no habrá aguijón, lo que significa que podría haberte picado en más de una ocasión. En cualquier caso, no aprietes la zona afectada para evitar esparcir el veneno.
Hay dos situaciones que revisten especial riesgo: cuando la picadura se produce en la nariz, la garganta o la boca, ya que la inflamación provocada podría dificultar la respiración, y cuando la persona es alérgica a las avispas o abejas. Acude a un centro médico cuanto antes si se trata de alguno de estos escenarios.

Picadura de araña: Las arañas no pican, propiamente, sino que muerden. Son picaduras similares a la de otros insectos, salvo las de arañas peligrosas como la viuda negra, que presentan dos pinchazos juntos, o la de la araña reclusa marrón, cuya picadura deja una forma de diana en la piel. El resto de las  picaduras de araña suelen ser un único montículo que produce bastante picor y que puede ser desde pequeño hasta muy grande. Si te fijas muy bien, verás dos pequeñas incisiones donde la araña clavó sus colmillos. Hay otras especies de arácnidos, como las temidas tarántulas, que rara vez muerden. De hecho, la toxina que desprenden cuando te muerden no es peligrosa; el mordisco te dolerá como te puede doler una picadura de avispa. Sin embargo, debes tener cuidado con sus pelos, parecidos a agujas, que lanzan cuando se inquietan o se sienten amenazadas. Los pelos se incrustan en la piel y desencadenan una reacción alérgica (anafilaxis) que involucra urticaria, inflamación y dificultad para respirar. Acude con el médico, es probable que te recete algún antihistamínico para la alergia.

Picadura de garrapata: Esta picadura no produce dolor, se manifiesta como un pequeño cerco o mancha de un rojo muy vivo. En muchos casos, aún verás la garrapata en la piel. Si este es el caso, debes extraerla con unas pinzas, para evitar que quede la cabeza adentro y provoque alguna infección. Una vez que se pegan, las garrapatas se desplazan hasta lugares calientes y húmedos del cuerpo, como las axilas, la ingle y el cabello, así que revisa bien todo tu cuerpo si estuviste en zonas donde hubiera mucho pasto o matorrales. Si bien la mayoría de las garrapatas son inofensivas, en ocasiones son portadoras de bacterias que ocasionan tularemia, enfermedad de Lyme y entre otros padecimientos. .

 

 

Picadura de hormiga: Las hormigas, como las arañas, muerden. Este tipo de picadura suele producir hinchazón y, en ocasiones, presentar algo de pus. Cuando la hormiga roja muerde, inyecta un veneno que produce picazón, inflamación e irritación de la piel. Empezarás a sentir molestias cuando aparezca una llaga roja y luego una ampolla visible. Las hormigas rojas se clavan en la piel con sus mandíbulas y es difícil sacarlas, hazlo cuanto antes sin darles manotazos porque harás que se alteren y se incrustarán más en tu piel.  

Salvo por las abejas, es bastante raro que alguien sea alérgico a algunos de los insectos mencionados. La recomendación general es higienizar la zona de la picadura, lavando con agua y jabón o algún desinfectante. Cuando la zona duela o provoque comezón, puedes aplicar compresas frías con un paño húmedo o con algo de hielo; no te rasques porque podrías infectar el área.
No subestimes ninguna picadura, ante cualquier síntoma anormal como fiebre, mareos, vómitos o desvanecimientos, acude con el médico.



Fuente: Guía Infantil

 

 

¿Por qué ir con un nutricionista?

Quieres bajar de peso o mejorar tus niveles de energía, empezaste a ir al gimnasio y a comer bien, pero la báscula no coopera. Si te quejas de que no puedes bajar de peso a pesar de haberte levantado del sillón, quizá necesitas redefinir el concepto de buena alimentación. La mejor forma de conseguir tu objetivo y una mejor salud, es acudir con un especialista que te guiará en el proceso.  Y por, supuesto, nos referimos a un nutricionista. A continuación te damos 5 razones por las que esta es tu mejor herramienta para llegar a donde quieres:

1. Debes alimentarte de acuerdo a tus necesidades: ¿llevas una rutina activa o una sedentaria?, ¿tienes niveles altos de azúcar o colesterol? El nutricionista se encarga de proporcionarte un plan alimenticio equilibrado partiendo de estas características específicas.

 

 

2. Todo plan puede adaptarse a tus gustos. Hay personas que rehuyen a la idea de consultar con un nutricionista porque creen que eso implica renunciar a la comida deliciosa. Claro, no encontrarás pastel de chocolate o pizza en tu dieta, pero hay alimentos sanos y deliciosos que puedes incorporar a tu día a día, ¡el sabor no está peleado con lo nutritivo! Un nutricionista te dirá cuáles son esos alimentos y armará un plan personalizado que hará más sencilla la tarea de comer bien.

 

 

3. Si estás tratando de perder peso, no puedes comprometer tu salud bajo ninguna circunstancia. Es común que algunas personas eliminan alimentos por completo de su dieta, creyendo que eso hará más rápido un proceso que toma tiempo.  Es sumamente importante contar con la asesoría de un especialista para lograr tus metas sin arriesgar tu bienestar.

 

 

4. Con las dietas de tu tía, prima, vecina o esa otra que viste en internet y promete quitarte 10 kg de encima en una semana, jamás conseguirás los resultados que deseas. Las dietas relámpago que prometen hacerte bajar de peso en cuestión de días no solo son peligrosas para tu salud, además el peso que se pierde es mera agua y al dejar de seguir el plan, vendrá el conocido efecto rebote. Perder peso toma tiempo y no debes desesperarte, la asesoría de un nutricionista te enseñará a comer adecuadamente para que los resultados sean duraderos.

Ya lo sabes, busca a un especialista en nutrición y comienza el verdadero cambio.


Fuente: Kotex

Identica la depresión posparto

La maternidad es una etapa que asociamos con alegría y plenitud, un nuevo comienzo que se celebra. Sin embargo, hay ocasiones en las que muchas mujeres sienten melancolía o tristeza después de haber dado a luz. Pueden sentir cambios en su estado de ánimo, tener crisis de llanto, pérdida del apetito o insomnio. Estos síntomas desaparecen en unos días, cuando no es así, se habla de depresión posparto.

Se trata de una depresión de moderada a intensa en una mujer después del parto, suele presentarse poco después de éste o hasta un año más tarde, siendo más frecuente dentro del primer trimestre posterior.

Las causas exactas de la depresión posparto se desconocen, pero se cree que los cambios en los niveles hormonales durante y después del embarazo pueden estar relacionados. Asimismo, hay muchos otros factores que también impactan en el estado de ánimo de las nuevas madres durante este período:

  • Cambios en el cuerpo a raíz del embarazo y el parto
  • Cambios en las relaciones laborales y sociales
  • Tener menos tiempo y libertad para sí misma
  • Falta de sueño
  • Preocupaciones acerca de su capacidad para ser una buena madre

Estas sensaciones contradictorias pueden romper el desarrollo del vínculo materno-filial, ergo afectar negativamente en el crecimiento del bebé recién nacido. La nueva madre puede sentirse desesperanzada e inútil y perder interés por su hijo. También puede sentir deseos de lastimarse o lastimar a su hijo. De aquí la importancia de detectar la depresión posparto a tiempo.

Las probabilidades de experimentar este tipo de depresión son más altas en ciertas circunstancias, por ejemplo si viviste un hecho estresante durante el embarazo o el parto, como una enfermedad, muerte o padecimiento de un ser querido, un parto difícil o de emergencia, un parto prematuro o una enfermedad o anomalía congénita en el bebé.

 

 

Los síntomas de la depresión posparto son los mismos que los síntomas de cualquier diagnóstico de depresión. Es decir: agitación e irritabilidad, cambios en el apetito, sentimiento de inutilidad o culpa, falta de interés en todas o en la mayoría de las actividades, pérdida de la concentración y de energía, pensamientos de muerte o suicidio,  ansiedad o dificultad para dormir.  

Es difícil decir cuánto tiempo dura la depresión posparto, algunos casos duran una semana y otros pueden prolongarse por meses. El tratamiento es parecido al de cualquier otra depresión, siendo la terapia psicológica lo más indicado. En algunos casos, es necesario combinar la terapia con medicamentos. Por otro lado, la terapia conductual cognitiva y la terapia interpersonal son tipos de psicoterapia que a menudo ayudan en estos casos.


Si sospechas que tú o tu pareja puede tener depresión posparto, consulta con el médico para que te indique la manera más viable de tratarla. No pongas en riesgo tu salud ni la de tu bebé, acude con un especialista.

 

Fuente: Medline Plus

10 razones para dejar el cigarro

Los malos hábitos son los más difíciles de abandonar, fumar es uno de ellos. Quizá ya diste el primer paso y consideraste dejar el cigarro, pero aún no te has decidido a hacerlo. En Vitalia Salud te compartimos no una, sino diez razones para ayudarte a dar este gran paso en tu vida:

 

  • Fumar aumenta el colesterol en la sangre y con esto, el riesgo de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

 

 

  • Fumar eleva los niveles de glucosa en la sangre. Si fumas y ya tienes diabetes, aumentas tres veces el riesgo de morir de una enfermedad cardiovascular que otra persona con la misma enfermedad que no fuma.
  • Cualquier tipo de humo irrita los tejidos de la garganta. Además, la exposición frecuente al humo del tabaco es causa de laringitis crónica, que puede llegar a provocar que tu voz sea más profunda o débil.
  • Fumar daña y constriñe los vasos sanguíneos, afectando la circulación del cuerpo.

 

 

  • El tabaco destruye el colágeno, acelerando el envejecimiento de la piel.
  • La úlcera péptica es una llaga abierta en el revestimiento del estómago o el intestino, y el tabaco es uno de los factores que aumentan el riesgo de padecer este tipo de úlceras.
  • Fumar es un vicio caro, haz cuentas y ve cuánto gastas en cigarros.
  • El humo del tabaco produce daña el aparato respiratorio, disminuyendo sus mecanismos de defensa. La neumonía, que es una enfermedad infecciosa, puede atacar de manera más agresiva a un fumador.
  • El tabaco aumenta las posibilidades de tener cáncer: de pulmón, laringe, esófago, vejiga urinaria, estómago, pulmón, boca, nariz, garganta, faringe, páncreas, riñón y un largo etcétera.
  • Fumar es una de las causas del mal aliento y los dientes amarillos.

Tú tienes la última palabra, piensa en tu calidad de vida y lo que comprometes al seguir fumando.

Beneficios de la leche de coco

El coco se ha puesto de moda y no lo podemos negar. ¿Cuántas recetas, cremas para cuerpo o tratamientos para cabello no han incorporado esta maravillosa fruta tropical? Y claro, además de ser uno de los favoritos para uso cosmético, el coco tiene muchísimos beneficios para la salud. Sea en aceite, agua, crema o leche, el coco posee múltiples bondades, destacando sus propiedades antioxidantes, así como su capacidad para regular la presión sanguínea y disminuir los triglicéridos.

 

 

La leche de coco se obtiene de la trituración de la carne del coco maduro, que acumula en su interior una pulpa aceitosa y aromática de color blanco. El agua de coco, por otro lado, se encuentra en el interior de los cocos que no han madurado.
En Vitalia Salud te compartimos algunos de los beneficios de la leche de coco, esta bebida cremosa y refrescante.

Rica en nutrientes
La leche de coco es una bebida equilibrada con un alto contenido en nutrientes esenciales. 100 gramos de leche de coco contienen: 154 calorías, 1.4 gramos de proteína, 15 gramos de grasa (13.2 g saturadas) y 3.4 gramos de carbohidratos.
La leche de coco aporta vitaminas del grupo B, las cuales ejercen funciones nutritivas y energéticas del sistema nervioso. Además, es sumamente rica en minerales y oligoelementos, entre ellos potasio, fósforo, selenio y cromo.

Tiene grasas buenas
Los cocos contienen cantidades significativas de grasa, en su mayoría ácidos grasos saturados de cadena media. Este tipo de grasas se metabolizan rápidamente como energía en el hígado. Se cree que, a diferencia de otras grasas saturadas, el cuerpo los usa más pronto en lugar de alamcenarlas.

Protege el sistema inmune de infecciones y virus
La leche de coco tiene  ácido láurico, un ácido graso que se convierte en un compuesto benéfico llamado monolaurina, un antiviral y antibacterial.

No contiene lactosa
La leche de coco es un buen sustituto de la leche de vaca o de soya, pues no contiene lactosa. Es una excelente opción para los veganos o personas intolerantes a la lactosa, ya que sirve de base para batidos o como alternativa al hornear panes y pasteles.

 

 

Ayuda a regular la presión arterial

El potasio, presente en la leche de coco, ayuda a reducir los niveles de presión arterial en el organismo.

Fortalece los huesos
La leche de coco no es rica en calcio, pero sí en fósforo. Este es un nutriente esencial para fortalecer los huesos.

La leche de coco es rica y nutritiva, ¡incorpórala a tu dieta para que lo compruebes por ti mismo! Pero recuerda, es una bebida con un contenido considerable en grasas saturadas, por lo que su consumo debe ser moderado y nunca a diario.

Fuente: Natursan

 

Top